0

6 Estrategias de Control de Apetito para Dejar de Comer en Exceso

Comer en exceso es un gran problema, la mayoría de los alimentos brindan a las personas sensaciones de satisfacción al ser consumidos, y por lo general la gran parte del tiempo estamos rodeados de diversos tipos de alimentos, lo cual puede convertirse en una tentación en la cual es muy difícil no caer.

Son muchas las personas alrededor del mundo que comen en exceso, y esto es entendible dado a la facilidad que existe para que cada persona opte por llevar malos hábitos alimenticios en sus vidas. A veces se ingieren comidas de manera excesiva y rápida, sin tener precisamente hambre ni por ninguna necesidad del organismo.

Comer en exceso o la ingesta excesiva de comida es un tema de gran importancia que no se puede pasar por alto, además estos episodios suelen presentarse más comúnmente en personas que están llevando a cabo alguna dieta o realizando determinada actividad física.

Aunque sea difícil de creer, las personas aunque hayan transcurrido miles de años, aún le temen instintivamente a la sensación de hambruna. Esto se debe a que una de las condiciones en las que más se centra el ser humano es en la comodidad, y por supuesto el sentir hambre no es para nada cómodo.

Por lo tanto cuando se tiene hambre y el organismo manda esta señal al cerebro, es normal que se acuda a consumir lo más rápido posible alguna comida. Esto se debe a que el cerebro asocia esta sensación con la necesidad de energía.

  Comer en exceso Razones de porque se presenta el comer en exceso

La fuerza de voluntad que tiene cada persona no es ilimitada, por lo tanto existe la posibilidad de que en algún momento uno opte por cumplir sus antojos de comida sin considerar las consecuencias.

El hecho de comer en exceso comidas puede ser causado por diversos motivos, como el hecho de encontrar confortación en los alimentos, consumir de una manera tan rápida los alimentos que no se le permite al aparato digestivo enviar las señales necesarios al cerebro para que el mismo le indique al organismo que se encuentra satisfecho, inclusive también es posible comer excesivamente por simple costumbre.

También puede estar relacionado con las emociones, entre ellas una de las principales es la ansiedad la cual hace que se consuman alimentos, se picotee entre comidas, sin realmente tener hambre. Los alimentos al ser ingeridos aportan satisfacción a las personas y por lo tanto desde temprana edad se empieza a desarrollar una conexión emocional entre la persona y la comida. La ansiedad es un arma de doble filo, si no se controla ya que es común confundirla con la sensación de hambre, lo que hace que se consuman todos los alimentos que se tienen al alcance.

En ocasiones también se come por el simple hecho de sentirse aburrido, lo que hace tan importante que se encuentren actividades en las cuales distraerse y eliminar el aburrimiento.

Comer en exceso

Consecuencias del consumo excesivo de alimentos

Las consecuencias principales y más notorias que resultan de comer en exceso, son el sobrepeso y la obesidad, además son los problemas que más preocupaciones suele traerles a las personas. Sin embargo, esto no es todo lo que el consumo excesivo de alimentos puede acarrear.

Cuando se consumen más alimentos de los que se requiere, el organismo se colma, y aunque alimentarse es algo completamente natural y provechoso para el cuerpo, cuando se hace de esta forma solo puede generar malas consecuencias. Esto se debe a que se ingiere mucho más de lo que el organismo precisa y por lo tanto no se encuentra en la capacidad de llevar a cabo la asimilación de los nutrientes, haciendo así que los restos se convierta en un tóxico para el organismo. Ese resto por lo general pasa a formar parte de la grasa corporal, aunque el algunas personas esto no pasa, aun así con el transcurrir del tiempo es posible que padezcan de diversas enfermedades.

Comer en exceso

Consejos para dejar de comer en exceso

Aunque parezca un poco difícil dejar de comer excesivamente, sí es posible hacerlo, solo es cuestión de tener control sobre los alimentos que se consumen, y hacer de una alimentación saludable tu estilo de vida. Además con las siguientes estrategias podrás simplificar aún más ese proceso:

Cambia tus hábitos

Es importante que estés totalmente dispuesto a cambiar tus hábitos alimenticios y todo aquello que esté relacionado con la ingesta excesiva de alimentos. Esto es lo esencial, por lo que debes estar entusiasmado para que sea posible cambiar. Céntrate en lo que quieres lograr y todas las barreras que no te permiten lograrlo, de esta forma te será más sencillo.

No comas rápido

Por lo general la velocidad con la cual se come no es algo a lo cual se le tome mucha importancia, sin embargo es un factor trascendental para poder dejar de comer en exceso. El tiempo al comer no debe ser menor a 10 minutos, debido a que el cerebro puede durar entre 10 a 15 minutos en transmitir las señales de que el cuerpo ya ha sido alimentado y de esta forma sentirse satisfecho.

Reconoce el hambre

Es importante saber distinguir entre el hambre y las ganas o antojo de comer algo, su principal diferencia es la intensidad con la cual se presentan. Además para cada momento hay alimentos distintos, ya que para los momentos de hambre lo ideal es comer comidas completas, y para los antojos solo será necesario un bocadillo o tentempié.

No utilices platos grandes

Cuando llega el momento de comer, las personas suelen servirse todo lo que encuentren a su disposición, por ende si se tiene un plato grande, las cantidades de comida que se sirvan serán mayores y por lo tanto existe la posibilidad de comer en exceso.

Utiliza vasos altos

Según diversas investigaciones realizadas se ha podido comprobar que las personas al verter cualquier líquido en un vaso alto solo lo hacen hasta la mita, en cambio en los vasos que son anchos y cortos los llevan por completo.

Coloca los tentempiés fuera de tu vista

Si tienes algún dulce o cualquier otra bocadillo a tu vista, tu mente inconscientemente puede generar ganas de consumirlo, y por ende es muy probable que la persona cumpla tal deseo. En cambio si los bocadillos se mantienen almacenados en un lugar en donde no se puedan observar, las posibilidades de que se consuman serán menores. No está mal que ingieras bocadillos, al contrario, es normal y necesario, la cuestión es hacerlo de forma controlada y cuando realmente se tengan ganas y no por deseos inconscientes.

Comida Saludable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *